martes, 5 de enero de 2010

Noche de Reyes

Queridos Reyes Magos:
Otro año más (y ya van unos cuantos) os escribo esta carta para pediros lo que deseo que me traigáis este año. Recuerdo pocos años en los que hayáis traído lo que os pedía, pero oye, la ilusión es lo último que se pierde, y de éso todavía me queda. Sé que mi querida madre, que todavía disfruta con estas cosas me llenará de regalos, que consideraré totalmente inservibles en su 95 %, pero que intentaré sonreír y poner la mejor cara de la que sea capaz (si he conseguido dormir algo, claro). Creo que todavía no se ha dado cuenta de que con un libro o una frikada soy el tío más feliz del mundo.
Pero bueno, con vosotros va la carta de verdad, porque estoy en una edad que ya no quiero el Exin Basket ni el barco pirata de Playmobil, realmente ya no quiero nada material, aquello ya pasó. Y es que este último año ha sido un poco muy extraño. Mirándolo fríamente alguien podría decir que ha sido un Annus Horribilis. Nada ha salido como yo quería y he ido de tropiezo en tropiezo y con una salud renqueante como hacía mucho que no me pasaba. Pero el alma, el corazón me dice otra cosa. Porque he sentido rejuvenecer. Bien es verdad que las cosas no han terminado de salir, desde el fallido viaje a Noruega hasta el "fracaso" en la conquista de mi niña, pasando por cinco días terribles en Berlín o el agravamiento de mi insomnio. Pero he tenido ganas de hacer cosas y las he hecho. He estado en Berlín, Milán, Barcelona, en los Pirineos y en Londres. He pasado unas noches de fiesta inolvidables con mi niña, con Emma, con el informático o con Txepho. He hecho salidas de fin de semana con mi gente. En fin, he intentado vivir la vida, sacarle todo el jugo, disfrutar el momento y no anquilosarme encerrado en casa como hacía hasta no mucho tiempo atrás.
Pero todo ésto es pasado y ha llegado la hora de mirar al presente y de reojo al futuro. Y lo primero que os pido es que mis rodillas terminen de arreglarse de una vez. Tras seis semanas de dolores, ahora llevo dos semanas de baja y no mejoran. Lo último que me dice el médico es que puede que tenga afectado el menisco, pero hasta que no consiga que me hagan la resonancia de una vez... Y yo mientras no sé si estoy más agobiado por no saber qué es lo que pasa exactamente o por llevar ya casi dos semanas encerrado en casa sin tomar unas cervezas con los amigos, sin reírme con mis compañeros de trabajo (y éso que me llaman de vez en cuando para interesarse todos aquellos y aquellas en los que creo...) o sin ir a mi librería de cabecera a ver que puedo pillar para añadir al montón de pendientes. Y también os quiero pedir que éso nuevo que ha salido y que me van a mirar sólo sea una tontería sin importancia. Y no voy a nombrarlo hasta que pase todo porque estoy empezando a agobiarme y emparanoiarme (¡vaya palabro!) con el tema. Y si a todo ésto le añadís acabar con mi insomnio y que deje de perder peso sin razón aparente ya vais a conseguir dejarme como nuevo.
Y quiero un corazón nuevo. Quiero que me traigáis la capacidad de ilusionarme con alguien de nuevo. Ella me ha dejado muy tocado. Me convencieron (y creí) de que todo estaba tan cerca, tan al alcance de mi mano, que el despertar fue cruel. La bofetada fue brutal y me ha costado levantarme de nuevo (y a veces creo que no me he recuperado del todo). Hay muchos momentos donde tengo la sensación de que se ha escapado el tren de mi vida, pero vivo en una ciudad que es nudo de comunicaciones y trenes pasan muchos cada día (y muchos AVE). Cuando estoy de buenas sé que esa oportunidad, esa ventanita se va a volver a abrir, así que sólo queda vivir para esperarla. Pero si vosotros tres me echáis una mano os lo agradecería ;-) Como el refranero es sabio, intentaré aplicar aquello de "clavo quita a otro clavo", pero sin obsesionarme.
Y para finalizar, para mis lectores, me gustaría que les traigáis lo que quieran. Ellos y ellas son también compañeros en esta aventura (aunque no lo sepan) y leyéndolos aquí o en sus blogs me hacen pasar muy buenos ratos. Son unos cuantos, no voy a nombrarlos porque me dejaré a alguno y no quiero enfadarlos.
En fin, feliz noche de reyes a todos y a ver si mañana o dentro de una semana o un mes tenemos todos aquello que os hemos pedido.
Un abrazo de uno que no se cree del todo éso de que los Reyes sois los padres...

7 comentarios:

CRD dijo...

Lo primero es desearte mucha suerte y mucho ánimo con todo. Que sea una tontería sin importancia.
Lo segundo es que, debo ser boba, pero me he emocionado mucho al leerte, y no he acabado llorando porque estoy en el trabajo.
Lo tercero es que creo que es la carta a los reyes mejor escrita que he leido en mi vida, así que por fuerza, tienen que escucharte. Por si acaso, yo te incluiré en mis peticiones.

satrian dijo...

Espero que se curen todos tus problemas de salud que es lo primero y más importante, ese puñetero insomnio, y aquí estoy para lo que necesites ya lo sabes :)

hesisair dijo...

@CRD - Gracias por los piropos y los buenos deseos!!! Has hecho q me ponga rojo de la vergüenza al leer tanta cosa buena. A ver si es verdad y este anyo terminan por hacerme caso! Un beso,
@satrian - Ya lo se amigo, ya lo se. Me tendrás q disculpar pq llevo una época muy poco comunicativo. Todo tiende a mejorar y lo veremos pronto (o eso espero).

Luna Rota dijo...

Creo que lo mas importante es que sus Majestades te hagan saber que te ocurre en las rodillas para que te puedas curar pronto. Del corazón se encargará el tiempo y el destino... Asi que abre los ojos y comienza a soñar!
Feliz día de Reyes!! y aunque recién "conocida" yo también estoy aqui para lo que necesites!

hesisair dijo...

@Luna Rota - Gracias por los buenos deseos! Dentro de poco todo ésto no será más que un mal sueño. Ojalá tú también tengas todo lo que has pedido!

Sally dijo...

Me quedo con lo de volver a ilusionarme. Te tomo el regalo.

hesisair dijo...

@Sally - Cada vez me doy más cuenta que la vida se basa en la ilusión. Sin ella, no somos nada.