martes, 10 de noviembre de 2009

Flash Forward

Estaba el domingo trasteando en esto de la blogocosa y me dio por mirar posts antiguos de los blogs que más me gustan. Así que rastreando encontré éste en el blog de una chiquilla (espero que no le moleste que le llame así) que ha vuelto hace poco a estar entre nosotros.
A mí, como estoy en un momento de despertar y ruptura total con lo anterior en mi vida, me ha hecho gracia esta manera de resumir en muy poco lo que uno ha sido y lo que quiere ser. He añadido un par de fechas por ser importantes para mí, pero la esencia es la misma. Sólo espero que los Flash Forward que he tenido se hagan realidad (y éso que no me han durado 137 segundos...)

Hace 17 años: Estaba en el instituto y me enamoré por primera vez. Aquello no es que no saliera bien, si no que fue un auténtico desastre que me lastró durante años. Ahora, lo recuerdo con cariño.

Hace 12 años: Acababa de tomar la decisión de cambiar de estudios. Dejé Geológicas y pasé a estudiar Historia. Estaba esperanzado, porque al fin me había atrevido a estudiar lo que me apetecía y no lo que esperaban de mí con una familia llena de ingenieros y gente de ciencias.

Hace 9 años: Vivía en París, en una habitación alquilada a una vieja loca en una bocacalle de los Campos Elíseos, a 200 metros del Arco del Triunfo. Sobre todo, aprendiendo a valerme por mi mismo, sin ayuda de nadie. En segundo plano, estudiando. Desde entonces, amo y odio a París a partes iguales... y tengo que ir cada cierto tiempo.

Hace 6 años: Estaba viviendo en Barcelona, trabajando de becario tras haber estudiado aquel master. Creía que Barcelona iba a ser mi futuro y estaba feliz de haber huido de mi ciudad la vez que creía definitiva… aunque tuviera que volver 4 meses después.

Hace 3 años: Acababa de conseguir el ascenso en la empresa en la que todavía trabajo. La vida no es que pudiera ser, si no que era maravillosa y tenía tantos planes vitales que no sabía por cuál empezar.

Hace 1 año: Ella se cruzó en mi vida tranquila y relajada. Éramos buenos amigos hasta entonces, pero otra amiga me convenció de que iba a ser algo más. Hace un año salía del trabajo al grito de “Y Rudy cogió su fusil” cuando quedamos un día. Eran unos momentos de euforia que no había sentido durante 16 años…

Hace 9 meses: Mi vida se venía abajo por momentos, ella no parecía sentir lo que me dijeron que sentía y en un viaje en solitario a Berlín viví mi particular descenso a los infiernos. Toqué fondo como nunca me había ocurrido hasta entonces.

Hace 6 meses: Mis tempranas vacaciones de verano las pasé haciendo senderismo por el Pirineo, subiendo casi todos los días a ver maravillosos ibones a 2000 metros o cruzando al país vecino a visitar Pau o Toulouse. De repente, mi cabeza se olvidó de todo, aunque sólo fuera durante dos semanas.

Hace 3 meses: Recuperé mi pasión por las series de televisión, dejada por mi cabeza y me enganché a Big Bang Theory y recuperé How I Met Your Mother para no parar de reír episodio tras episodio. Y sí, me enganché también al buen rollo de Las chicas Gilmore y Bones.

Hace 1 mes: Dexter, Dexter, Dexter, Dexter,… y a veces una noche de ir a tomar una cerveza de tranquilo y acabar a las 6 y media de la mañana con algo más de una cerveza…

Hace 1 semana: La amiga que me metió en el embrollo hace un año acabó confesandome que todo fue un plan porque ella pensaba que… Pese a que lo normal es que me hubiera matado, ha sido lo contrario, me ha tranquilizado y me ha devuelto mi yo perdido.

Hace 1 día: Me recuperaba de una noche en la que quedé a tomar una cerveza y me liaron…

Hace 3 horas: Maldecía los turnos de noche mientras conducía hacia mi trabajo.

Mañana: “Madrugaré” para ir a clase de chino, una locura que empecé para romper con todo lo anterior y que está empezando a gustarme.

La semana que viene: Por fin habré dejado el turno de noche hasta dentro de dos meses y por eso la vida será un poquito mejor.

El mes que viene: Ya sabré cuales serán mis fechas de vacaciones en invierno y estaré soñando con qué lugar conocer esta vez de los muchos que están en mi lista de pendientes.

El año que viene: Espero que, como me escribió no hace mucho alguien, esté feliz y relajado por primera vez en mucho tiempo.


El resto de mi vida: Viviré y dejaré vivir, lo más feliz que pueda y sepa, para no descubrir en el momento de la muerte que en realidad no he vivido.

4 comentarios:

Irene Jansen dijo...

Querido mío. Me alegro tanto de haberte inspirado aunque sea un poco, de conocerte un poco mejor y de ver que sigue gustándome lo que leo.

Gracias por lo que me toca. Y puedes llamarme chiquilla todo lo que quieras, si me lo dices con ese salero. Que me han dado ganas de darte un abrazo, aunque sea virtual.

satrian dijo...

Los altibajos de la vida, cambios y reajustes, espero que las Gilmore y Booth y Brennan te contagien su alegría.

CRD dijo...

Me ha gustado mucho la idea de este post, así que probablemente lo adopte para una de mis próximas entradas, :-).
A ver si recupero yo también a Dexter, y sobre todo a HIMYM, tengo ganas de reir, reir, reir...


"El resto de mi vida: Viviré y dejaré vivir, lo más feliz que pueda y sepa, para no descubrir en el momento de la muerte que en realidad no he vivido."

Y con sólo esa frase resumes perfectamente lo que yo también quiero para el resto de la mía.

hesisair dijo...

Irene, que me acabas de poner rojo de la vergüenza jajaja. Al final me voy a creer lo que me decís :-p
Satri, amigo, Stars Hollow, el Jeffersonian, Sheldon y el McLaren's, todo es bienvenido
CRD, pues desde ahora espero tu post, que ésto vamos a ocnvertirlo en una cadena como nos descuidemos