miércoles, 26 de mayo de 2010

Caballero sin espada

Hay cosas que nunca llegaré a comprender. No creo en la visión de blanco y negro, no creo en la defensa numantina de las posturas, no creo estar en posesión de la verdad sólo porque sea mi opinión. Por eso me molesta tanto hablar de ciertos temas con la gente. Por eso me molesta cuando alguien pontifica cuando habla, diciendo que respeta todas las opiniones cuando realmente no lo hace y no acepta que ni siquiera dejes entrever que puede que esté equivocado. O directamente insulta y descalifica a todo el que no está con su opinión. Pero siempre “respetando todas las opiniones”.

A veces tu jefe quiere imponerte un trabajo que no estás obligado a hacer, pero que has hecho cuando lo ha pedido hasta ahora sin rechistar. Pero resulta que esta vez no te viene bien, que tienes cosas que hacer en tu día libre que debieras utilizar para ese trabajo. Y en el colmo del cinismo te dice: “Todos comemos de esto”. Aunque él si que vaya a disfrutar de ese día libre y el que vayas a pringar seas tú. Aunque él no venga a trabajar días que le toca porque se ha ido de borrachera la noche anterior. Pero debe de ser que para él no sirve esa frase. O igual es que la manera de sacar adelante la empresa por su parte es ésa. Y la tuya es otra distinta, es hacer horas extras gratis o no poder disponer del día de asuntos propios porque aunque lo ponga en el convenio “para vosotros no cuenta”.

Sí, últimamente ando bastante cansado de todo y aunque me gustara el final de “Lost” y vibrara viendo acabar el último día de Jack Bauer me quedan pocas ganas de nada. Y lo último que he escrito es largo y triste por lo que se queda guardando el sueño de los justos aunque alguien haya dicho cosas bonitas (e inmerecidas) sobre ello. Quizás algún día me saldrán cosas alegres.

4 comentarios:

CRD dijo...

Bueno... los jefes están, entre otras cosas, para que hagamos lo que ellos no quieren hacer.
Y para que nos indignemos con ello.

En cuanto a lo otro... te veo muy de bajón. Si quieres escribir cosas alegres, escríbelas. Tan fácil como eso.
Mira la historia que he conocido hoy (igual tú ya sabías quién era): http://es.wikipedia.org/wiki/Seraf%C3%ADn_Zubiri

Si quieres, puedes.

(Joder, qué positiva estoy hoy, ni me reconozco... será la fiebre :P)

hesisair dijo...

¿Tú positiva? Me estás dando miedo... ¿Serán las pirulas que te estas tomando para la fiebre? :-p
El "problema" es que cuando me pongo a escribir nunca salen cosas alegres, aunuqe me lo proponga. Todo a su tiempo, me imagino.

Alikea dijo...

Cuando la gente me empieza hablar de cosas sin dar pie a opiniones externas, apago la radio, asiento con la cabeza y todos tan amigos, quita bastante la mala leche del momento.

Y animate con lo que puedas, algo que te guste, con el magnfico final de Lost, o si lo que te anima es hacer pajaritas de papel ( la papiroflexia relaja).

Saludos!!

hesisair dijo...

@Alikea - Fíjate que han conseguido que no encienda la radio ni la tele, y éso que la radio ha sido siempre mi compañera favorita. El problema es cuando esas actitudes o personas te rodean en tu vida normal. De éso es más difícil escaparte.
Mira que soy manazas, pero si la pairoflexia relaja igual habrá que probarla :-)
Un saludo,