martes, 17 de agosto de 2010

Cita a ciegas (I)

Todo empezó cuando su amigo Javier le empezó a hablar de ella. Y no paró de hablar de ella durante muchas semanas y había conseguido crear en él una curiosidad por conocerla, tanta que aceptó ir un día a una especia de cita doble a ciegas.

Ella era la mejor amiga de la novia de Javier. Y según le contaban era maravillosa. Alegre, divertida, buena persona e incluso guapa. Pese a todo, no tenía ningún interés en comenzar una relación con nadie, tan cercana como se encontraba la traumática ruptura con Laura. Laura había sido el amor de su vida, aquella persona que creyó que iba a sacarlo del pozo en el que le había metido la desidia y el dejarse llevar, aquella que le hizo rejuvenecer diez años para volver a la época de juventud que no había vivido cuando le tocaba. Aunque todo aquello acabó, quizás antes de lo que debiera y, seguro, de una manera mucho más traumática de lo deseable. Desde entonces había vuelto a la desidia anterior y, lo que podría ser peor, no tenía ninguna gana de salir de ella.

Pero tanto insistió Javier, tanto le hablaron de ella, que la curiosidad mató al gato y aceptó quedar a tomar unas inocentes cervezas. Pero esa tarde, mientras estaba jugando con la consola le entró un miedo irracional, un temor a lo que iba a ocurrir aquella noche, y decidió no acudir a la cita. No necesitaba más problemas ni conocer a otra niña tonta mimada que creía que la vida era una tómbola de luz y de color, de las que había conocido demasiadas en su vida.

Así que llamó a Javier para excusarse y se preparó para ver una película echado en su sofá. Se había quedado dormido en el sofá cuando sonó su teléfono móvil. No tenía el número en su agenda y dudó en si descolgar. No eran horas para que le vendieran nada y le molestaba mucho no saber quién le llamaba. Sin saber por qué, al final acabó por descolgarlo, para quedarse sorprendido cuando supo quién realizaba la llamada…

Continuará...

1 comentario:

CRD dijo...

ja,ja, vuelvo de vacaciones (en tres días toca currar), y me encuentro tres entradas nuevas tuyas, :-)
Ahora a disfrutar. Ciao!